lunes, 15 de febrero de 2021

Dos mascarillas faciales nocturnas con las que repito este invierno


Las mascarillas faciales son uno de mis productos favoritos, me encanta experimentar con las diferentes texturas e ingredientes y he probado muchísimas. Las nocturnas son las más prácticas, porque me permiten sustituir el tratamiento y no tengo que retirarlas, así que son perfectas para esas noches en las que el cansancio te puede. 

Siempre aprovecho mi colaboración con Notino para pedir productos que me encantan o tengo muchas ganas de probar y en esta ocasión he querido reponer dos mascarillas nocturnas que me encantan. Por un lado la Velvet Sleeping Mask con flores de azafrán de Sisley, para presupuestos holgados, y Aquasource Night Spa de Biotherm, más económica e igualmente fantástica. 

VELVET SLEEPING MASK, SISLEY
Esta mascarilla te gana ya solo con su olor. Os prometo que es una auténtica delicia y se percibe incluso sin abrir el envase, pero al contrario de lo que pueda parecer por esta descripción, no es nada fuerte ni invasivo, es suave, relajante, a mi me proporciona bienestar. 

Tiene una textura muy cremosa, como si fuera una crema rica, pero no deja la piel grasienta ni pegajosa. Se extiende muy bien y me gusta esperar un ratito antes de irme a la cama y trato de estar el máximo tiempo posible boca arriba para que no se quede en la almohada.

Se puede utilizar de dos modos, como solución SOS, aplicando una capa gordita durante 10-15 minutos y masajeando el exceso de producto hasta que se absorba o como yo la suelo utilizar más habitualmente, por la noche, sustituyendo al tratamiento habitual con una fina capa (si noto la piel muy seca, pongo un poquito más de producto).


Deja la piel profundamente hidratada, elástica, confortable... Te levantas con la piel bonita, suave y luminosa. Algo que valoro de esta mascarilla es que a pesar de ser un producto pensado principalmente para pieles secas y tener una fórmula rica, no produce exceso de grasa ni favorece la aparición de granitos, algo que puede ocurrir con este tipo de producto.

Entre sus ingredientes encontramos:
  • Extracto de flor de azafrán: con propiedades calmantes.
  • Miel de tomillo: regenerador. 
  • Manteca de karité: nutre en profundidad.
  • Aceites de macadamia y flor de algodón: también con propiedades nutritivas. 
  • Mantequilla de Kokum: compensa la carencia de lípidos en la piel.
  • Extracto de Lirio japonés: nutre e hidrata. 
  • Extracto de Padina Pavónica: hidratante.
  • Complejo de ingredientes hidratantes con glicerina de origen natural y pro-vitamina B5.
El precio de la mascarilla Velvet Sleeping Mask es de 90,60€ en Notino, aunque en rebajas y con diferentes promociones la he llegado a ver hasta por 76,50€ euros, por eso siempre os recomiendo estar consultar cuáles están vigentes antes de comprar (en la página Descuentos del blog os informo de todos los que están activos cada semana).  

La mascarilla que estoy utilizando ahora mismo y que está en las últimas me ha durado más o menos un año, utilizándola todas las semanas excepto en verano, que prefiero utilizar texturas más frescas como la del producto que os recomiendo a continuación. 


AQUASOURCE NIGHT SPA, BIOTHERM
En los inicios del blog tenía una sección a la que llamé "Muestreando" y que consistía en contaros mi opinión a partir de muestras de productos y es que de esa forma he descubierto auténticos tesoros cosméticos y he sido fiel durante años a muchos productos que he conocido de esa forma. 

Todo esto viene porque probé Night Spa gracias al calendario de adviento de Biotherm de 2018. Si echáis un vistazo al post que publiqué entonces, veréis que la minitalla que incluía era bastante generosa, con 20 ml de producto. 

En realidad no es una mascarilla propiamente dicha, sino un bálsamo indicado como tratamiento de noche, pero lo uso de esa forma y el resultado que consigo me recuerda más al efecto de una mascarilla nocturna que al de una crema. 

Su textura fresca y ligera me parece adecuada para todo tipo de pieles. La mía es mixta con tendencia a seca en los meses de invierno y un poco más grasa en verano. Me chifla su olor a spa, a sales de baño, a relax en la bañera... 


Hidrata muchísimo sin engrasar la piel, cuando coges el producto del tarro da la sensación de que va a ser más untuosa pero cuando la extiendes parece que se convierte en agua y por la mañana notas la piel renovada, más lisa, gordita, luminosa. Es probablemente mi producto favorito de todos los que he probado de la marca.

Su ingrediente clave es un extracto de un organismo marino de la Polinesia y, como curiosidad, la marca recomienda tres rituales diferentes para utilizar este bálsamo como mascarilla:
  • Modo clásico: aplicar una capa gruesa con movimientos de dentro hacia afuera del rostro y dejar actuar 5 minutos. Después retirar el exceso con un algodón húmedo, aclarar y masajear haciendo ondas. 
  • Reparación intensa: aplicar una capa gruesa y cubrirla con una gasa. Del mismo modo, a los 5 minutos se retira con un algodón húmedo y se realiza un masaje. 
  • Masaje relajante para una piel más lisa: aplicar una capa gruesa con movimientos de dentro hacia afuera. A continuación, dibujar los rasgos faciales con los dedos y repetir entre 2 y 3 veces. Igualmente, se elimina cualquier exceso de producto con un algodón. 
A mi me parece un desperdicio retirar el producto, así que siempre lo uso a modo de mascarilla nocturna y dejo que haga efecto toda la noche mientras duermo. 

El precio de Aquasource Night Spa de Biotherm en Notino es de 41,40 €.

¿Os gusta utilizar mascarillas nocturnas? ¿Cuál es vuestra favorita? ¿Es un producto en el que os gusta invertir o buscáis las opciones más económicas?¡¡FELIZ SEMANA!! 
SHARE:

1 comentario

  1. No he probado ninguna de las dos, y tienen pintaza! De Sisley adoro su mascarilla de rosa negra, me deja la piel como ninguna. :)

    ResponderEliminar

Tus comentarios mantienen vivo este blog. ¡Gracias por comentar!

Blogger Template by pipdig