Entradas populares

lunes, 29 de mayo de 2017

5 perfumes que marcaron una época en mi vida


El pasado 14 de mayo fue mi cumpleaños y por una vez rompí mi tradición de celebrarlo con un post más personal de lo habitual. Pero aquí estoy para solucionarlo con uno de mis temas favoritos que es, cómo no, los perfumes. Es un mundo que me fascina, quizá por influencia de mi familia, y hay aromas que me recuerdan a una fecha o época concreta, que es lo que os voy a contar hoy.

Hace muchos años publiqué un post llamado Mi vida en perfumes, pero os hablaba de tantos que si me hubiera explayado con cada uno de ellos, se os habría hecho interminable (e infumable) el texto y solo pretendo entreteneros un ratito ;-)

EDEN, CACHAREL 1994
Este perfume me trae recuerdos de mi adolescencia, del paso del colegio a esos primeros (y horrorosos) años de instituto. Fue mi primer perfume "de adulto", quizá no el más acorde a mi edad, pero es que a mi entonces me encantaban los aromas potentes, de estos que dejan huella.

En un viaje a Andorra con mi familia y en una de las míticas perfumerías Júlia, que ahora están también en Madrid y muchas ciudades españolas, mis padres me dejaron que eligiera un perfume como regalo de cumpleaños y no tuve ninguna duda, tenía que ser Eden, "el perfume prohibido", como decía el anuncio de la tele que repetían una y otra vez y que me tenía hipnotizada.

Tenéis que verlo. Para la época, que saliera una chica joven medio en cueros, era bastante llamativo y rompedor. Por cierto défendu significa prohibido en francés, uno de esos "faux amis" (falsos amigos) que pueden llevar a confusión.


El nariz responsable de Eden fue Jean Guichard y utilizó como notas de salida mandarina, melocotón, bergamota, lima; corazón de mimosa, piña, nardos, melón, jazmín, nenúfar, muguete, flor de loto y rosa. En las notas de fondo destacan el sándalo, haba tonka, pachulí, robinia y cedro.

He leído en varios sitios que el que se vende ahora no es del todo fiel al original y no sé si será cierto (a ver si un día me acuerdo y lo huelo) pero os puedo decir que conservo este frasco desde entonces y aunque quedaba poquito y prácticamente se ha evaporado, quitas el tapón y sigue oliendo bien, no huele a rancio como pasa con otros.

Lo usaba en cualquier ocasión, hasta para ir al instituto... Le acabé cogiendo manía un día en clase de gimnasia. Teníamos que hacer el test de Cooper (seguro que algún coetáneo de la EGB recuerda esta prueba de resistencia-tortura china) y al finalizar la carrera me dio una lipotimia y caí redonda.

Todavía recuerdo las voces de mis compañeros como ecos lejanos diciendo "llamad a la profesora, que está muy pálida" y aquel olor super intenso...  Luego me pasé a Eau d'Eden, más ligera y fresca.  


KIMOCHI, JORDI CUESTA 1994
Después de terminar un poco reñida con Eden y mientras utilizaba otros perfumes como Eau Jeune Garçonne, llegó a mis manos Kimochi, un perfume del diseñador Jordi Cuesta, que despuntaba en la época, y Laboratorios Myrurgia.

Me lo trajeron los Reyes Magos aquellas navidades por encargo muy acertado de mi padre, que pensó que me podría gustar. Estuvimos juntos muchos años (me estoy dando cuenta de que a esas edades 3 o 4 años eran toda una eternidad) y me recuerda a esas primeras salidas con amigas que recuerdo que me decían que siempre olía a melón y es que tenía gustos muy frutales yo por entonces.

Lo dejaron de vender hace muchos años y mi madre se recorrió todas las perfumerías de Valladolid hasta que dio con una que aún tenía existencias para sorprenderme por mi cumpleaños después del disgusto que me llevé cuando lo retiraron. Además del perfume tuve el gel de ducha y el body milk pero tanto lo reservé para ocasiones especiales que se acabó estropeando. Moraleja, usad los perfumes con alegría.

Sus notas de salida son afrutadas y ligeramente cítricas; en el corazón lleva agua de mar, muguete y jazmín y como notas de fondo, sándalo, cedro, almizcle y musgo de roble, que le aportan una fijación bastante buena y un toque amaderado muy interesante.

Hace unos años, en un arrebato de nostalgia lo busqué por internet y di con una tienda on-line que lo tenía. Cuando lo recibí en su caja, con su plástico intacto y todo me emocioné como una quinceañera. Os diré que lo olí y no me pareció igual que lo recordaba pero hoy, mientras hacía las fotos, he vuelto a olerlo y me he reconciliado con él. Qué curioso es el olfato...

HALLOWEEN, JESÚS DEL POZO 1997
En aquel entonces yo era muy propensa a enamorarme a primera vista y eso fue lo que me ocurrió con esta fragancia del desaparecido diseñador que hoy en día es independiente y se ha constituido como una marca en sí misma.

Recuerdo que acababan de abrir el centro comercial Vallsur en Valladolid, todo un acontecimiento, y estaba cotilleando con mi madre y mi hermana en la perfumería Douglas cuando un hada vestida de morado se me acercó y me ofreció un papelito. Desde que olí Halloween por primera vez no pude sacármela de la cabeza y también fuimos inseparables una buena temporada.

Llegué a gastar un montón de frascos que también conservo, aunque han perdido el color lila característico, pero para la foto he elegido esta edición especial de Halloween Tattoo que la marca me envió con el nombre de mi blog grabado y me hizo muchísima ilusión.

La duración y fijación en la piel de este perfume es buenísima, hasta la ropa se quedaba impregnada de ese olor y es una de las más reconocibles para mi. Puedo identificarla a kilómetros. Dejé de utilizarla cuando se popularizó tanto que empezó a ser común entre la gente de mi edad. Tiene el mérito de haberse reinventado de mil formas y a la vez seguir siendo original y no pasar de moda a pesar de haber cumplido 20 años.

Max Gavarry utilizó como notas de salida petit grain, violeta, hoja de plátano y notas marinas; nardos, violeta, pimienta, magnolia y muguete en el corazón y fondo de sándalo, incienso, vainilla de Madagascar y mirra. Apuesto a que conocéis a alguien que le es fiel.



COCO MADEMOISELLE, CHANEL 2001
Este perfume fue un regalo inesperado porque por aquel entonces Chanel acababa de lanzar Chance, más fresco y cítrico, y a mi me encantaba pero a mi madre le tiraba más Coco Mademoiselle y cuando íbamos a una perfumería yo le enseñaba Chance y ella me respondía "¿seguro que no te gusta más esta otra?" Decía que tenía más personalidad y como buena madre, hizo lo que le dio la gana :-D

Lo cierto es que al final me conquistó y es uno de los perfumes a los que he sido fiel más años. Eso sí, me lo ponía por la noche, porque es bastante intenso. Me recuerda a los años de facultad, a esas noches de fiesta interminables en las que me podía abandonar el maquillaje, el pintalabios y hasta el rimmel, pero el perfume, jamás.

Me gustaba que era una fragancia que nunca pasaba inadvertida, recibía muchos elogios por mi perfume y eso siempre agrada. Creo que muchas de mis amigas y mi familia me siguen asociando a este olor, aunque ahora, sobre todo gracias al blog, le soy infiel cada dos por tres.

Jacques Polge utiizó naranja, mandarina, flor de azahar y bergamota como notas de salida; mimosa, jazmín, rosa turca e ylang-ylang en el corazón y haba tonka, pachulí, opopónaco, vainilla, vetiver y almizcle blanco en el fondo.

¿Qué me decís del anuncio protagonizado por una jovencísima Keira Knightley? Si bien la primera imagen publicitaria de la fragancia fue Kate Moss, hasta que Keira la sustituyó en 2006, yo siempre la asociaré con la actriz británica.


Os cuento un secreto, el frasco de las fotos es el original que me regalaron en 2002 y he tenido que photoshopearlo un poco para que el líquido recupere su color rosado original ;-)

ROMANCE, RALPH LAUREN 1998
Aunque el perfume se lanzó en 1998 no llegó a mis manos hasta 2002-2003, un año de muchos cambios. Terminaba la carrera, no tenía muy claro qué iba a hacer con mi vida, retomé el francés, empecé a estudiar alemán, hice varios cursos que me servirían bastante en el futuro: de maquetista de prensa, retoque con Photoshop, diseño de páginas web...

Hasta que decidí que mi futuro estaba en Madrid y me vine a cursar un Master de periodismo durante un año. Un año que se alargó hasta convertirse ya casi en 14 y, de momento, sin intención de volver a mi ciudad natal, excepto de visita.

Este es uno de esos aromas a limpio, a flores blancas, nada invasivo pero de los que cuando pasas la gente te dice ¡qué bien hueles! Era mi fragancia de día, mientras que por las noches seguía siendo fiel a Coco Mademoiselle.

Me acompañó durante toda esa transición de salir de casa de mis padres a compartir piso en otra ciudad, nuevas amistades, nuevo ambiente, nuevos profesores, nuevo trabajo. Todo era nuevo para mi y, con sus luces y sombras, recuerdo aquel año con mucho cariño.

Harry Fremont es el responsable de Romance. Sus notas de salida son jengibre, manzanilla, limón, fresia amarilla y rosa; corazón de azucena, clavel, violeta blanca y flor de loto y fondo con maderas exóticas, pachulí, musgo de roble y almizcle blanco.

¿Vosotros también tenéis un recuerdo especial de algún perfume que haya marcado un momento importante en vuestras vidas o que os evoque a la infancia, adolescencia...? Espero que os haya gustado el post y no se os haya hecho demasiado largo. Me encantará que compartáis alguna de vuestras anécdotas conmigo :-)

¡¡FELIZ COMIENZO DE SEMANA!!

13 comentarios :

  1. No coincidimos en ninguna pero yo soy fan de Lou-Lou de Cacharel desde que salió y lo sigo utilizando, sin embargo, ninguno más de esta firma me ha gustado.


    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo recordar que Lou Lou fue más o menos por la misma época. Yo iba a un colegio de monjas francesas y todos repetíamos aquello de "Lou Lou, oui, c'est moi", incluso tuve una profesora que nos afrancesaba los nombres y a mi me llamaba así (mi nombre completo es María Luisa :-D) Deseaba que me gustara pero cuando la olí no me conquistó. Un besote!!

      Eliminar
  2. Hola! Me ha encantado leer tu post, me he sentido muy identificada porque yo también usaba Edén el la época de instituto, ya ahora realemente no sé como podía llevarla, ahora entiendo cuando mi madre me decía que me le echara justo antes de salir de casa que le mareaba. Hace poco la volví a oler en una perfumería, la ví y por aquello de la nostalgia estaba casi decidida a comprarla, pero cuando la probé me dí cuenta de que esta fragancia ahora mismo es too much para mí.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómo me ha gustado leer tu historia! Debíamos ser unas adolescentes muy parecidas, perfumísticamente hablando :-D A mi también me pasan este tipo de cosas porque soy una nostálgica empedernida pero a veces es mejor seguir recordando las cosas como las guardamos en nuestra cabeza porque de vez en cuando una se lleva algún que otro chasco (como el día que haciendo zapping me encontré con los Osos Amorosos y dije madre mía, cómo me podía gustar esta bazofia jaja) Un besote!!

      Eliminar
  3. Me ha gustado muchísimo el post y me gustaría hacerlo a modo de tag, quizá más adelante me anime. No coincidimos en fragancias, pero tienes muy buen gusto :)
    Un besazo, guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias guapa! Estaré pendiente por si te decides a hacerlo. Me encanta leer este tipo de historias y por eso me animo a contaros las mías. Un besazo gordo!!!!

      Eliminar
  4. Coco me encanta! es una de mis fragancias preferidas

    ResponderEliminar
  5. Pues somos varias de la misma quinta! Yo también tenía Lou Lou y Eden en la época del instituto, pero ya en la universidad caí rendida a Clasique de JPG

    ResponderEliminar
  6. Qué post tan chulo, Marisa. Yo asocio las fragancias de Clinique y CKONE a cuando era copy jr y podía permitirme gastar más en fragancias porque empezaba a cobrar algo de dinero.

    ResponderEliminar
  7. QUé bien está explicado todo. La verdad que no sabría elegir cuál me quedaría pero doro tanto las fragancias, sean las que sean que con esas fotos tan bonitas, querría todas!
    Un besito guapa :)

    ResponderEliminar
  8. No he utilizado nunca ninguno de los tuyos y mi perfume de toda la vida es Cinnabar de Estee Lauder

    ResponderEliminar
  9. Que bonito post! Me acuerdo perfectamente del perfume Eden, lo tenía una amiga mía, yo tenía Lou Lou (Cacharel también), y me pasaba algo parecido a ti, aún conservo frascos que huelen!! Es un aroma que usaba en los años de instituto y le tengo un gran cariño. De las fragancias que nos hablas coincido contigo en Romance, una de mis grandes favoritas!! Un besote :))

    ResponderEliminar
  10. Que pasada de entrada querida Naoko.
    Nunca había visto el segundo perfume, Kimochi, me ha resultado curioso.
    Mi perfume es Azur de puig, ya lo dije muchas veces, en este caso he dejado de usarlo porque lo han cambiado a peor y sigo buscando el perfume/colonia de mi vida.
    Un beso.

    ResponderEliminar

Tus comentarios mantienen vivo este blog. ¡Gracias por comentar!

Design:WS